SHARE

Por Alfonso Seco Ruiza

Jesús Copeiro y Enrique Nielsen presentaron en la Feria del Libro de Huelva, el lunes 28 de abril de 2014, su obra El Misterio de William Martin. Desentrañando la trama. Editado por la Diputación Provincial de Huelva, el libro viene a ampliar la bibliografía existente sobre el Mayor británico William Martin, “una persona ficticia y a la vez real, un ser en el limbo entre la vida y la muerte”, en palabras del propio Nielsen. Martin apareció muerto durante la II Guerra Mundial en la playa de La Bota, en Huelva, con documentación falsa. Su muerte era parte de la Operación Carne Picada, para hacer creer a los alemanes que los aliados desembarcarían en Grecia y Cerdeña en lugar de Sicilia.

Portada libro sobre William Martin

Portada sobre el libro de William Martin.

En sus páginas, Copeiro y Nielsen sacan a la luz testimonios y documentos, que ponen en duda la versión oficial de las autoridades británicas sobre la verdadera identidad del muerto y plantean la posibilidad de que el cuerpo fuera robado por los alemanes para practicarle una segunda autopsia. El testimonio de Federico Clauss, hijo del jefe de los espías alemanes en Huelva, Adolfo Clauss, abrió esta vía de investigación. El hijo de Clauss afirma que su padre le contó cómo robaron el cuerpo del inglés para comprobar que efectivamente se trataba del cadáver de un militar ahogado en el mar. De ser así, esto explicaría que el mando alemán creyera cierta la información que portaba y desestimaría las teorías que hacen de William Martin un vagabundo muerto a causa de pulmonía o de un suicidio con matarratas. Esta misma línea es defendida por los escritores John y Noreen Steele, que creen que William Martin podía ser en realidad uno de los 400 marinos ahogados en el hundimiento accidental del portaviones HMS Dasher, en aguas de Escocia.

Los autores, Copeiro y Nielsen, con el libro

Los autores del libro

La falta de transparencia de las autoridades británicas  avivan las dudas. A pesar de que la documentación fue desclasificada años después, los investigadores no han podido acceder todavía a todos los legajos por diversos motivos. Uno de los documentos, el CAB 93/7 no se pudo consultar al encontrarse “retenido en préstamo permanente”, en el 10 de Downing Street, la casa del primer ministro británico. Copeiro asegura que la versión oficial contiene “pistas falsas” e “incoherencias” destinadas a proteger a los organizadores de la Operación Carne Picada, especialmente al comandante Ewen Montagu. Según Copeiro “el misterio que rodea a William Martin radica en proteger la honorabilidad de Montagu, pues se apropió de un cadáver sin permiso de sus familiares y eso es un delito en Inglaterra, incluso en tiempos de guerra. El marino ahogado tenía familia y Montagu se apropió del cadáver sin permiso de la misma y por eso se usó la versión del mendigo, que creímos durante muchos años, pero que es imposible que sea creíble”.

Los autores creen además que el plan británico incluía el robo del cuerpo. Para ello convirtieron en católico a William Martin. “La idea es que fuera enterrado en el cementerio de la Soledad, un cementerio municipal y público, para que los alemanes pudieran tener fácil acceso y poder así actuar a su antojo. Si hubieran querido proteger el cadáver de cualquier manipulación por parte alemana, lo hubieran hecho enterrar en el cementerio británico, un cementerio pequeño, privado y bien custodiado por altos muros y una gran cancela de hierro”. A día de hoy no se puede comprobar si la tumba esta vacía. Su propietario, el gobierno británico, se niega a dar la autorización para ello.

Tumba de William Martin en Huelva, 14-5-1999 (Foto Jesús Copeiro)

La tumba de William Martin

Al testimonio del hijo de Clauss se une la circunstancia de que durante los días en que el cuerpo estuvo sin recibir sepultura, un submarino alemán se acercaba a la costa onubense. Ese submarino era el U-616. Enrique Nielsen, cuyo padre fue intérprete de los submarinos alemanes que atracaban en el puerto de Huelva en la guerra civil, ha encontrado en una gran base de datos alemana, los movimientos de los submarinos y en los archivos germanos, los diarios de guerra. Resulta que el U-616 tenía órdenes de dirigirse al Estrecho de Gibraltar para unirse a las fuerzas del Mediterráneo, pero el 1 de mayo recibió un mensaje cifrado en el que se le ordenaba dar media vuelta, hasta encontrarse en la madrugada del día 3 con un pesquero a 32 millas de Ayamonte. Los autores piensan que ese encuentro sirvió para cargar el cadáver de Martin, y transportarlo hasta la costa de Almería donde lo esperaba el submarino U-565, que lo llevó finalmente a la base alemana de La Spezia, en el norte de Italia, cerca de Génova. El U-565 llegó a la base el 12 de mayo, días después de que Hitler tuviera en su poder la información de los papeles que portaba Martin. Hasta ese día el mando alemán dudó de ella pero una vez que llegó el submarino y se practicara una segunda autopsia al cadáver, confirmando que el cuerpo pertenecía a un auténtico ahogado, comenzaron las órdenes para concentrar efectivos en Grecia y Cerdeña en detrimento de Sicilia, que es por donde finalmente acabarían desembarcando las tropas aliadas.

Dibujo de  los tres submarinos (Esquema de Enrique Nielsen)

Dibujo de los tres submarinos (Esquema de Enrique Nielsen)

Detalle cambio de rumbo del U-616 (Esquema de Enrique Nielsen)

Detalle cambio de rumbo del U-616 (Esquema de Enrique Nielsen)

Los autores creen que la tumba de William Martin en Huelva se halla vacía y que el cuerpo de William Martin debió quedar depositado en algún lugar, en tierra italiana.

Jesús Copeiro es Doctor Ingeniero de Minas y reside en Valverde  del Camino (Huelva). Tiene una treintena de publicaciones científicas en su haber y ha publicado los siguientes libros: Ingleses en Valverde; Valverde a través de la fotografía; Huelva en la II Guerra Mundial; Objetivo África; Trenes perdidos en África; y En tierra extraña. El exilio republicano onubense.

Enrique Nielsen es Diplomado en Magisterio, en las especialidades de Ciencias y Educación Física por la Universidad de Sevilla. Es técnico municipal de deportes en el Ayuntamiento de Huelva y entrenador de atletismo en el Club Huelva Punta Umbría. Su padre, de origen alemán, vivió en primera persona la II Guerra Mundial en Huelva y le reveló diversos relatos que le han empujado a investigar este período de la Historia.

 

 

Un pesquero se dirige al encuentro del U-616 para descargar el cadáver de William Martin (Dibujo Miguel Ángel Bolaños)Un pesquero se dirige al encuentro del U-616 para descargar el cadáver de William Martin (Dibujo Miguel Ángel Bolaños)

No hay comentarios

Deja un comentario