Valverde recupera el legado musical del cantante y compositor Diego Romero Álvarez

0
226

Los amantes de la música tiene una cita el próximo día 19 en la sala Tyffany’s de Valverde del Camino en el acto de presentación del disco Diego Romero Álvarez. Su música, con el que se recupera el legado musical de este cantante y compositor valverdeño, fallecido en 2003, que ha dejado algunas de las más hermosas piezas musicales dedicadas a este pueblo de la provincia onubense.

 

El acto, que comenzará a las 21 horas, tendrá, además, un carácter benéfico, ya que el dinero que se recaude con la venta de las entradas, que tendrán un precio de tres euros, se destinará íntegramente a las Hermanas de la Cruz de Valverde del Camino. Tras la presentación del disco, actuará la Coral de la Real Agrupación Artística de Aficionados de Valverde, bajo la dirección de Antonio Garrido Pazos, con la que tanta vinculación tuvo Diego Romero desde su fundación.

 

El disco recupera remasterizadas en formato CD-book catorce obras musicales compuestas y cantadas por Diego Romero, y que hoy son prácticamente inencontrables tras publicarse como singles en los años 70.

 

En primer lugar, el disco recoge la remasterización de las doce canciones que contienen los seis singles que Diego Romero grabó entre 1971 y 1975, con el siguiente orden: Canto a mi pueblo, Cuando cantes una habanera, De nuevo dejo mi tierra, Al ritmo del vals, ¿Por qué somos así?, Villa Habanera, ¡Ya florecerá!, Yo te quise, ¡Marcos! no crezcas más, Vale la Pena (Valeu a pena), Himno de Primavera y Amarillo-naranja. En segundo lugar, se incluyen dos composiciones más, fundamentales en la obra musical del compositor: Con un pie sobre la Sierra y Evocación.

 

Para la grabación de las obras se ha contado con la participación de la Coral de la Real Agrupación Artística de Aficionados de Valverde, y con la de su hijo Fernando Romero Boza, que ha realizado el acompañamiento de piano y la voz solista.

 

En cuanto a la realización técnica, se ha contado con los servicios del ingeniero de grabación y mezcla Sitín Ubreva, quien ha realizado la digitalización y limpieza de las doce primeras composiciones y la grabación de las dos restantes.

 

Para el diseño del disco, se ha seguido el estilo de los años 70. De esta forma, el formato es en cartón igual que un digipack con un libreto en su interior. Contiene una biografía musical del autor, las letras de las composiciones, fotografías del artista, y el CD con un formato efecto vinilo.

 

Con este proyecto se pretende poner en valor la obra de un artista labrada a lo largo de su vida, influenciado por sus tradiciones y sus vivencias. Pero esta apuesta es la continuación del proyecto que ya había iniciado el propio artista antes de su muerte en diciembre de 2003. Diego Romero tenía programado la grabación de su obra para dejar testimonio de lo que fue su pasión más profunda, la música, tan importante para él como el aire que respiraba.

 

Su familia es ahora la que recoge el testigo para afrontar este proyecto teniendo en cuenta que, aparte de ser el patrimonio más valioso que su padre les dejó, también pertenece a todo el pueblo de Valverde, su tierra natal, así como todas aquellas personas que lo conocieron por todos los rincones del mundo en los que pudo dejar evidencia de sus creaciones, llevando por bandera su tierra.

 

Otro de los objetivos que se pretenden cumplir es que esta obra sirva de homenaje a toda una vida, una trayectoria musical, familiar y profesional extraordinariamente intensa, repleta de momentos y situaciones inolvidables, que de alguna manera se dejan entrever una vez analizada su obra.

 

Trayectoria musical

 

Diego Romero Álvarez (Valverde del Camino, 1935-2003) comenzó su formación musical a los siete años iniciando estudios de Solfeo, que combina con estudios elementales de piano. Muy pronto entró a formar parte de la Escolanía “Madre de Dios del Reposo” que fundó y dirigió Abel Duque en 1943. En 1944 inicia sus estudios de Bachillerato en el Colegio Colón de los H.H. Maristas, en Huelva. Allí fue miembro del Orfeón del colegio dirigido por el Hermano Pedro Fermín, y aquí inició sus conocimientos de Polifonía, a la vez diariamente recibía clases de piano de D. Manuel Oliveira, pianista de carrera.

 

De nuevo en Valverde continúa sus estudios musicales con Manuel Lama, director de la Banda Municipal. Se forjó entre los dos una gran amistad, colaborando juntos en montajes de espectáculos benéficos así como en composiciones de habaneras y otras canciones.  En 1953, con 18 años de edad, funda y dirige el Orfeón Parroquial de Valverde. Diez años después, se funda la Real Agrupación Artística de Aficionados de Valverde del Camino, la Coral de Valverde, con la que Diego Romero colabora en montajes de zarzuelas, antologías del mismo género, misas, obras profanas y habaneras, poniendo en valor el Cancionero de Valverde, de Luis Arroyo. En la Coral actúa como solista en diversas obras, entre las que destacan La Rosa del Azafrán, El huésped del Sevillano, Los Gavilanes, Luisa Fernanda o Katiuska.

 

A pesar de sus responsabilidades profesionales, la música nunca deja de estar presente en su vida, componiendo y actuando en innumerables actos y conciertos por la provincia con sus dos músicos acompañantes, Manuel Mogeda a la guitarra y Javier Cabello a la batería (en el repertorio, siempre, composiciones suyas y populares: habaneras, zambas, valses, canción ligera, etc.), y también con la Agrupación, que en 1971 participa por segunda vez en el Certamen Nacional de Habaneras y Polifonía, de Torrevieja (Alicante), y presenta una de sus habaneras, a cuatro voces mixtas, con arreglos de Manuel Castillo, titulada Evocación.

 

En 1972 canta por primera vez como contra-tenor el Amplius del Miserere de Eslava junto a Francisco Ortiz y el barítono Raimundo Torres, en su pueblo natal. Volvería a interpretarlo también en la Catedral de Sevilla en los años 1972, 1973, 1974 y 1976, bajo la dirección de Luis Izquierdo, con la Asociación Coral de Sevilla y la Coral valverdeña. Ese mismo año interpreta a Maese Pedro en “El Retablo” de Manuel de Falla en el Teatro Lope de Vega, en el cincuenta aniversario del estreno en Sevilla. El 22 de noviembre de ese mismo año interviene junto con la Agrupación en la Misa de la Coronación de Mozart, formando cuarteto, como tenor, con María Dolores Travesedo, Carmen Borja y el argentino Óscar Monzo.

 

En 1973, en el teatro Lope de Vega de Sevilla, impulsa como productor la primera y hasta ahora única grabación del Miserere de Eslava, en la que intervino como solista contra-tenor con la Orquesta Bética, la Real Agrupación Artística de Aficionados de Valverde y la Asociación Coral de Sevilla bajo la dirección de Luis Izquierdo, compartiendo reparto con el tenor Francisco Ortiz y el bajo Julio Catania.

 

En 1974 graba en Madrid dos singles: uno con las canciones Cuando cantes una habanera, y Canto a mi pueblo; y el otro con Al ritmo del vals y De nuevo dejo mi tierra. Ese año interpreta también como tenor la Misa del Valle de Vicente Gómez-Zarzuela en la Función Principal de la Hermandad del Valle, junto con la Orquesta Bética, la Asociación Coral de Sevilla y bajo la dirección de Luis Izquierdo. Un año más tarde, 1975, y con producción propia, vuelve a Madrid a grabar cuatro nuevos singles con las canciones Himno de Primavera y Amarillo-naranja; “¡Marcos!, no crezcas más y Vale la pena; ¿Por qué somos así? y Villa habanera; y, finalmente, !Ya florecerá! y Yo te quise.

 

Cabe resaltar la intervención de Diego Romero en diversas obras de su amigo, compositor y genial artista Manuel Pareja-Obregón, como en la sevillana La Historia de una Amapola, cuya autoría Manuel no dudó en compartir con él. También llevaron a cabo juntos la adaptación de la Misa Rociera de Manuel Pareja-Obregón a cuatro voces mixtas para la Real Agrupación Artística de Aficionados de Valverde. En 1975 graban en Madrid esta misa junto con una selección de habaneras populares de Valverde, así como la obra emblemática de Diego Romero, la habanera Con un pie sobre la sierra.

 

En estos años siguió colaborando con la Agrupación: con actuaciones como solista en la Zarzuela La Rosa del Azafrán en el Gran Teatro de Huelva, como tenor, en esta ocasión, del Miserere de Eslava en la localidad de Trigueros, como pianista acompañante y organizador de los 25 años de la fundación de la Agrupación.

 

Tras superar serios problemas de salud con un trasplante de corazón, el 31 de octubre de 2000 reaparece en los escenarios, concretamente en la sala Tiffany’s, con un concierto denominado Recital Ofrenda. A nuestro aire, Diego Romero y su Gente. Quiso rodearse de sus familiares, amigos y paisanos para compartir la alegría de poder tener una nueva vida. Con el teatro lleno, el acto contó con la participación artística de su esposa y de sus hijos, del joven maestro valverdeño Jose Raúl Llanes, del flautista Manuel Mogeda, de la tuba de Diego Castilla y con la colaboración especial de Arturo Pareja-Obregón.

 

En el año 2002, con motivo de la inauguración del nuevo Teatro Municipal de Valverde del Camino, tuvo lugar su última actuación musical junto con sus hijos Marcos y Fernando y el profesor de guitarra Manuel Cera. En este concierto estrenó su última obra, Valverde, habanera.

 

Tras un deterioro de su salud, el día 28 de diciembre de 2003 falleció en su casa, rodeado de los suyos. Su último adiós fue multitudinario y emocionante y, como había sido su vida, bañado en música: la Banda Municipal acompañó el féretro hasta la Iglesia Parroquial; su querida Agrupación interpretó la misa Hoc est corpus meum de Perosi, y su admirado Lucas Macías lo homenajeó con un estremecedor sólo de oboe. Fue llevado a hombros por familiares y amigos hasta el cementerio. Como era su deseo, su Agrupación, familiares, amigos y paisanos le cantaron habaneras hasta el final.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here