Supongamos que jugamos fuera de casa. Supongamos, además, que la lluvia y la niebla juegan también. Supongamos ahora que la primera virguería corrió a cuenta de ‘Chemi’ para hacer la alineación tras la marcha de algunos con el primer equipo, aunque esto más que una suposición viene siendo ya algo habitual. Por último, supongamos que se traen los tres puntos. Y ganaron, por supuesto.

La Olímpica Valverdeña ‘B’ se desplazaba hacia El Campillo en la tarde dominical para seguir apostando por el ascenso, aunque por el ambiente de la grada diese la sensación de estar jugando en casa. En juego había más de tres puntos y la disputa por estos fue tan dura como satisfactoria. Tan trabajada como merecida.

El partido no pudo empezar mejor para los valverdeños, y es que tan solo a los 9 minutos de juego, Jesús dibujó una autopista perfecta para que Mansilla, extremo inesperado, anotase el 0-1 en un exceso de calidad de ambos. Al 6 parece habérsele olvidado el dolor de rodilla, y ahora es él quien provoca un dolor de cabeza en los rivales.

No obstante, el júbilo duró tan poco como la visibilidad. La niebla tampoco quiso perderse el partido y durante gran parte del primer tiempo perdimos de vista hasta la victoria. Por cierto, ésta hoy tendría un nombre compuesto.

A los 19 minutos, en un balón colgado por los blanquiazules al área y una salida dudosa de Fermín, que también es mortal, José María Ramos aprovechó para empatar un partido que no tendría más tela que cortar hasta el segundo tiempo. Poco más vimos en el primero. Literalmente.

La segundas partes sí que fueron buenas, al menos la de hoy. Los visitantes salieron enchufados, motivados por alguien cuyo trabajo y dedicación son innegociables.

Las ocasiones en este segundo tiempo ganarían tanto en cantidad como en calidad para ambos conjuntos. El Campillo decidió dar un paso adelante y la Olímpica B aprovechó a la perfección los huecos que estos dejaron para hacer daño. Entre el campo que estaba rápido y los jugadores, acelerados en todo momento, se vería un partido digno de emoción.

José Andrés saltaría al campo en lugar de Ángel Luis, y Manuel Girol, virgen aún con la ‘B’, ocuparía la plaza de Dani Dieguez. E aquí la clave. E aquí José Andrés.

Ahorremos en tiempo y ganemos en luminosidad. Vayamos al gol. Corría el minuto 67 cuando un balón largo llegó a Aitor, parece ser que con la intención de que el 11 lo enviara por correo urgente a José Andrés. Y así lo hizo. Aitor dejó a José Andrés solo ante el peligro, pero ‘Xoxi’ decidió no ponerse nervioso y optó por pasársela a la red, no sin antes cruzar las piernas del portero. Gol,’ Xoxi’ gol. La Olímpica ‘B’ sellaba su triunfo, pero no sin antes llevarse un par de sustos. Sin emoción no sabe igual, debieron pensar ellos.

El Campillo tuvo dos ocasiones para empatar, pero entre la rapidez del campo y la lucidez de Mansilla, quien marca y no deja marcar, vio frustradas sus opciones de puntuar.

Destacar del partido la lesión de Fermín, quien tuvo que abandonar antes de tiempo, y el repertorio táctico de Cristian y su habilidad innata para destruir el juego rival.

Una victoria más, un partido menos.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here