Un fiasco. Crónica taurina de Juan Castilla Navas

    15
    1643

    Un Fiasco es lo que resulto la corrida concurso celebrada este sábado 17 de agosto en Valverde del Camino. Una gran desilusión que nadie esperaba después de ver en el encierro la buena presentación del ganado.

    Todo quedo en eso, en “fachada”, después el nulo juego de los toros y una serie de incidencias convirtieron la tarde en una “pesadilla”. Los toros estaban “vanos” vacios de contenido, sin raza ni bravura. Por mucha voluntad y ganas que muestren los toreros cuando en una corrida concurso faltan la casta y la bravura, nada hay por lo que concursar, nada por lo que competir, a lo que premiar. El espectáculo se vuelve tedioso, pesado, aburrido, en un “petardo” difícil de aguantar. Ningún toro acudió alegre al caballo metiendo los riñones y romaneando (el de Miura simplemente cumplió).

    En el último tercio ninguno se empleo, fueron sosos, distraídos, parados, sin humillar, algunos mansearon, unos auténticos marmolillos ante los que se estrellaron las buenas disposiciones de Rafaelillo y Joselillo. En la parte positiva el homenaje que antes de empezar la corrida se le rindió a José Antonio Expósito Castilla “El Bomba” por su larga trayectoria como torilero de la Plaza. De los toros poco podemos destacar, el de Miura cumplió en el primer tercio pero en la muleta nunca se empleo, soso y distraído se salía de los muletazos manseando. Los dos matadores poco pudieron hacer ante la nula colaboración de los toros, solo Joselillo estuvo entonado en algunos momentos de la faena al sobrero de Buendia. De los de a caballo reseñar la buena monta y lo bien que se agarro en el toro de Guardiola el picador Agustín Collado.

    En lo negativo lo de siempre, la falta de Casta y Bravura de los toros, no nos cansaremos de repetirlo, sin casta y sin bravura no hay emoción y sin emoción no hay Fiesta. Además ocurrieron una serie de incidencias negativas: la lesión en los chiqueros del toro titular de Prieto de la Cal, que fue sustituido por otro del mismo hierro que nunca debió salir, un toro con los pitones romos (impresentable), mas propio para una corrida de rejones o un festival que para una corrida Concurso de Ganaderías. El toro del Conde de la Corte salió renqueante de los cuartos traseros y fue apuntillado en el ruedo.El toro de Guardiola que se daño un pitón en el desencajonamiento se lo termino rompiendo en el caballo del picador.

    Las nulas condiciones de los toros y las incidencias negativas antes reseñadas lastraron el espectáculo convirtiendo una tarde que se presumía emocionante alegre y divertida en un mal sueño, en un “tostón” de casi tres horas.

    Esperemos que esto haya sido un “accidente” puntual y no sea una muestra real de lo que tenemos en el campo bravo, porque si esto es así y no cambia, poco o ningún futuro tiene la Fiesta de los toros.

     

    Juan Castilla Navas.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here