SHARE

Por Juan Castilla Navas

La Torerera  es un enclave minero situado a 9 Km. Al sur de Calañas y  3 Km. al oeste de Sotiel Coronada, rodeado al norte y el este por verdes y frondosos pinares, al sur por el arroyo de Gataperosa y al oeste por una mancha de encinas y bosque mediterráneo.  Descubierto a finales del siglo XIX  cuando la fiebre por las piritas y el manganeso, hizo que llegaran a estas tierras múltiples empresas a la busca de estos minerales.

Su nombre se debe a que el día antes de registrarse la primera concesión de este yacimiento, se celebro en la finca una fiesta campera donde una dama toreo una becerra y allí mismo decidieron ponerle el nombre a la mina: La Torerera. Tiempo después el propietario cambio la concesión por una escopeta y un perro, lo que constituyo una premonición de quien sería más tarde propietaria de la explotación: La Unión Española de Explosivos. (1)                   En el primer decenio del siglo XX, adquiere la mina GEINCO (Sociedad General de Industria y Comercio), empresa filial de La Unión Española de Explosivos. Entre 1913 y 1916 se realizan trabajos de prospección y reconocimiento y se comienza a trabajar en tres pozos, el núm. 1 en la zona sur de 55 mt con tres traviesas, el núm. 2 de 37,50 mt y el núm. 3 donde se trabaja en su profundización en el nivel de 30 mt. y que será el pozo maestro. Después de efectuada una cubicación inicial se estimo que la cantidad de mineral extraíble era de unas 500.000 tm.

Uno de los primeros directores de la mina fue un ingeniero vasco,  padre del  Teniente General  José Luis Aramburu Topete, nacido en Huelva en 1918 y que con tres años, se traslado con su familia a vivir a la mina La Torerera, allí residió hasta 1928 año en que su padre fue trasladado a Extremadura. José Luis Aramburu Topete desempeño un importante papel  en el fracaso de la intentona golpista del 23F.

En el año 1921 con la disolución de GEINCO, la propiedad de la mina pasa a la Unión Española de Explosivos (U.E.E.).Por estas fechas la mina se ha reconocido hasta el nivel de 140 mt y las labores se realizan en tres pisos en los niveles 86 – 111 y 140 mt, se ensancha el pozo maestro a 3,10 mt de diámetro y se instala una maquina extractora de 100 cv que eleva 1500 Kg a 3 metros por segundo. La pirita extraída era de baja calidad, con una ley media de 1,03% de cobre y un 42% de Azufre. El mineral para exportación había que transportarlo a la estación de Los Milanos en la línea de ferrocarril Zafra-Huelva. Para ello se instala un cable aéreo de 2,8 km apoyado en 23 castilletes de hierro y mampostería, llevaba 20 baldes de 500 Kg de pirita, por lo que se podían transportar 30 Tm de mineral a la hora. Este sistema de cable aéreo llamado Tricable: contaba  con dos cables-carriles, uno de 28 mm el de las vagonetas cargadas y otro de 22 mm el de las vacías y un tercer cable tractor de 18 mm. En su recorrido había tres estaciones, una de carga estaba junto a la boca del pozo maestro, otra llamada estación de la curva se encontraba  a unos 500 mt de la primera, allí se cargaba el mineral tratado y una tercera de descarga en Los Milanos. Este cable aéreo estuvo en servicio hasta el 1959, año en que fue cerrado. (1)

El ingeniero Aramburu realiza el proyecto de construcción del pantano del Riscoso  de 500.000 metros cúbicos de capacidad, su agua se empleara para regar las montañas de cementación, para calderas y consumo de la explotación. Se construye un taller de trituración con una quebrantadora y varios molinos y vibros, así como una central eléctrica con un alternador trifásico de 500 voltios y 85 HP, accionado por un motor de vapor sistema Farcot.

En 1924 se terminan de realizar la mayoría de las infraestructuras y al año siguiente se comienza a extraer mineral con una producción de 10.000 tm/año. En 1926 se incrementa la extracción en un 200% llegando la producción a las 30.000 tm. Los años siguientes sigue creciendo sensiblemente la producción hasta el año 1929 que se alcanzo el record de esta década con unas 52.700 tm. Este año se instala una nueva estación de transformación eléctrica de 15000 voltios a 500 voltios (dos transformadores) y un tercer transformador para el alumbrado general.

La crisis de 1929 se dejo notar en Torerera comenzando un periodo en que la producción fue en descenso, así el año 1931 solo se extrajeron 45.500 tm. En 1932 se instala un lavadero de mineral para tratar la pirita acumulada en los terreros y así elevar su ley en Azufre.

A finales de los años treinta la Unión Española de Explosivos realiza el proyecto para montar en Torerera una planta para la fabricación de Acido Sulfúrico, Acido Nítrico, pólvoras  y explosivos para uso industrial y militar (TNT, nitroglicerina, etc.). Entre 1938 y 1946 se realizan las infraestructuras y las nuevas instalaciones para la fabricación de ácidos y explosivos con un presupuesto cercano a los 14 millones de pesetas. Se construyen cámaras e instalaciones subterráneas, 24 trincheras para secadero de carbón, polvorines, talleres para encartuchado y almacenamiento de explosivos. El año 1941 la UEE compra la mina de Sotiel y para cubrir las necesidades de agua de su fábrica de Torerera construye una canalización para trasvasar agua del Calabazar a su pantano del Riscoso que es de pequeña capacidad. Junto a la orilla derecha del pantano se encontraban polvorines excavados en la ladera de la montaña y separados unos de otros para en caso de accidente evitar una explosión en cadena. En la orilla izquierda había  pequeños túneles donde se efectuaban las pruebas a los explosivos fabricados. El año 1944 se termina la planta de fabricación de acido nítrico. Y el año 1946 comienza la fabricación de ácidos y explosivos con la siguiente producción anual: 1316 tm de acido sulfúrico, 161 tm de acido nítrico, 311 tm de dinamita, 5,77 tm de goma 1 y 4,72 tm de goma 2. El año 1949 se modifica la instalación para la fabricación del acido nítrico al sistema Valentiner y en 1951 se comienzan a montar unas instalaciones subterráneas para la fabricación de TNT (trilita) con todos sus sistemas de seguridad.

Fueron los años  50 del siglo pasado, la época de máximo esplendor de la explotación. El año 1958 se extrajeron 21.900 tm de piritas y se alcanzo la máxima producción de ácidos y explosivos de la década, llegando la producción de acido nítrico a las 958 tm, y la fabricación de explosivos a 3.499 tm. Este año se construye un almacén para carbón vegetal, un almacén de nitrato, se montan unos talleres generales y un laboratorio.                                                 En el poblado llegaron a trabajar y residir cerca de mil personas. Junto al poblado se encontraba la casa del Director de la mina (dos plantas con un mirador), rodeada de zonas ajardinadas y una pista de tenis. Cercanas a esta se encontraban la casa del médico, la del subdirector, la del jefe de Oficinas (que tiempo después fue utilizada como escuela) y las casas de los jefes y facultativos de la mina, todas con jardín y recibidor. Todas tenían a su disposición un servicio domestico puesto por la Compañía.

A la entrada y a la derecha de la carretera de acceso a la explotación, se encontraba el edificio de Oficinas y a la Izquierda de la misma los talleres y almacenes. El poblado también tenía un economato y un casino (donde se daba cine). Junto al casino, una gran explanada donde se celebraban las fiestas y los bailes populares. Para los actos religiosos había una capilla donde se veneraba la imagen de Santa Bárbara (imagen que según parece ser se encuentra en la población de Gerena). En esta capilla oficio más de una misa en su primera época de sacerdote nuestro paisano Daniel Romero Alvarez. La Capilla también se llego a utilizar como escuela para los niños de los obreros. (2)

Las casas de los mineros la conformaban dos grupos: “El barrio de arriba” que lo componían unas sesenta viviendas y “El barrio de abajo” que se construyo años después y contaba con  36 casas.

En Agosto de 1950 se produjo un trágico accidente laboral en La Torerera. Una gran explosión en el taller de cartuchería, causo la muerte a seis trabajadoras que se encontraban en el mismo. El diario La Vanguardia Española, en el capítulo de sucesos de su edición de fecha 9 de Agosto de 1950 contaba así lo sucedido.

Explosión en una mina de la U.E.E.

A consecuencia de una explosión habida en la mina La Torerera, propiedad de la Unión Española de Explosivos, resultaron muertas seis mujeres, llamadas: Cristobalina Márquez Cuaresma, Josefa Chaparro Bermejo, María Romero Romero, Dolores Fernández Ramírez, María Melero Rivas y María Tejada González. El hecho se produjo en el taller de cartuchería (núm. 8) sin que se sepan las causas que lo produjeron. En el taller se encontraban solo las seis víctimas. La explosión  produjo rotura de cristales en otros talleres y fue oída en varios pueblos de la provincia. Inmediatamente las autoridades y los jefes de la mina acudieron en socorro de las víctimas, sin que pudieran hacer nada practico.

Hoy 8 de Agosto de 1950 (a las siete de la tarde), se ha efectuado en Calañas el sepelio, que ha constituido una imponente manifestación de duelo que presidieron las autoridades, asistieron todos los mineros de La Torerera y los de Sotiel Coronada.

Hasta aquí lo que publico el periódico La Vanguardia Española. De las seis víctimas mortales, una vivía en la estación de Los Milanos y las demás eran vecinas de Calañas y de Sotiel Coronada (2). Sobre este trágico suceso nunca se supo cuales fueron las causas de la explosión.

La mayoría de los operarios que trabajaban en la mina y en la fábrica eran de Calañas Y Sotiel Coronada, pero también trabajaron valverdeños y personal de otros pueblos cercanos. La Empresa les facilitaba vivienda, les ofrecía Servicio Médico, escuela para los niños y un economato donde compraban los obreros, con lo que parte del salario de los mineros volvía a revertir a la Empresa. La Compañía practicaba una política de control y paternalismo con los mineros, lo que minimizaba el riesgo de conflictividad social y laboral.                                                                                     Las mujeres obreras de Sotiel  así como el personal de oficinas que iban a trabajar a la mina  La Torerera, utilizaban para su desplazamiento  un camión, al que se le instalaban unos bancos en el remolque. Salían de Sotiel a las seis de la mañana y regresaban por la tarde. A este camión le llamaban “EL Reo” (2).

Aun recuerdo, siendo muy niño (a finales de los años cincuenta y primeros de los sesenta) bajar por la carretera de Calañas, aquellos grandes camiones Leyland de color gris, que transportaban los explosivos desde la Mina La Torerera a Murcia. A estos camiones le llamaban “los Marines”, porque llevaban el nombre de Marín pintado en sus puertas.(2)

A principio de la década de los sesenta una serie de factores como: el bajo precio de los minerales,  la baja calidad de las piritas, el alto precio de las materias primas, la falta de adaptación de la economía española a la liberalización de los mercados internacionales, así como los nuevos métodos empleados en la obtención de ácidos, llevaron a que la Empresa propusiera  el cese de las actividades y el posterior cierre de las instalaciones. En los años siguientes la Unión Española de Explosivos fue trasladando a la mayoría de sus empleados a Galdacano y a otras factorías ubicadas en zonas de Cataluña, el País Vasco y Sevilla.

Según nos cuenta Isidro Pinedo Vara en su libro Piritas de Huelva (1963). En el año del  cierre de la explotación, las reservas de piritas ferro cobrizas de la mina La Torerera podían estimarse sobre el millón de Tm.

Durante la década de 1970, en los túneles de la mina se puso un criadero de champiñones que no tuvo éxito y duro poco tiempo. En los años  ochenta, la Empresa termino demoliendo las casas de los mineros  borrando de un plumazo el poblado. Veinticinco años después de su cierre, el 13 de octubre de 1986, Explosivos Riotinto vendió por 23,4 millones de pesetas la finca de 286 hectáreas a la Junta de Andalucía.                                                                           Hoy día solo quedan en pie las ruinas de la Casa Dirección, restos de las casas de jefes y Técnicos, los paredones de la capilla, los muros del esplendido casino, el esqueleto de talleres y oficinas que se resisten a desparecer, y poco más. Ruinas por las que vagan los fantasmas del pasado. Un pasado no tan lejano, en el que en este hermoso lugar convivía una comunidad dinámica, trabajadora y llena de vida.

FUENTES DE CONSULTA:

  -Estadística Minera de España.

-(1) Isidro Pinedo Vara- Piritas de Huelva 1963.

-(2) Charlas con Pepa Vázquez Romero (su marido trabajo en la  mina).

- Charlas con Antonio Sánchez de la Campa (Topógrafo y Delineante que trabajó en Torerera desde 1947 – Fotos antiguas cedidas por él y por su hijo Paco

001-MT 002 - MT 003 - MT 004 - MT 005 - MT 006 - MT 007 - MT 008 - MT 009 - MT 010 - MT 011 - MT 012 - MT 013 - MT 014 - MT 015 - MT 016 - MT 017 - MT 018 - MT 019 - MT 020 - MT 021 - MT 022 - MT 023 - MT 024 - MT 025 - MT

No hay comentarios

Deja un comentario