Necesitamos otra huelga, por Alfonso Seco (OPINIÓN)

    1
    2904

    Una vez  ejercidos los derechos, enrolladas las pancartas, dados los gritos y recibidos los palos vuelve el sol a salir por donde siempre. Tras el ruido, las fotos y los cristales los que tienen trabajo ya trabajan, los demás siguen silbando y ahora hay que recoger la mierda, echar las cuentas de la lucha por el progreso y seguir adelante. Seguir porque no se puede hacer otra cosa y porque aunque haya sido un éxito o un fracaso, aunque se feliciten los sindicatos  y se felicite el Gobierno y todos estén contentos y encantados de ver cómo el pueblo está de su lado  el día de huelga demuestra una vez más qué clase de gente gobierna y es gobernada en este país y qué lejos estamos de ser no ya civilizados sino decentes. Sobran los motivos:
    Un Gobierno que en el mejor de los casos no sabe contar y en el peor nos engaña y donde no dimite el listo de la delegación que se le ocurrió decir que en Madrid hubo treinta y cinco mil personas. Un Gobierno que recorta mal, sube impuestos y esconde a su presidente. Un partido del Gobierno que pide sacrificios y se excusa en la herencia cuando no tiene credibilidad ninguna por la gestión que ha hecho en sitios como Valencia. Un partido que no sabe ni sacar a sus corruptos pero que ahora va a arreglar el país. 
    Un partido de la oposición que hasta hace menos de un año gobernaba y recortaba, que recorta en los pocos sitios que aún gobierna pero que ahora llama a la huelga para salvar un Estado del Bienestar que ellos mismos han contribuido con sus acciones y omisiones a destrozar. Unos diputados del partido de la oposición que incumplen hasta el régimen interno de la Cámara que se dieron a sí mismos.  Unos diputados que salen con sus carteles a las bancadas del Congreso en lugar de legislar cuando gobernaban que es para lo que se les votó.
    Unos sindicatos que dicen defender los derechos de los trabajadores pero que imprimen sus pancartas con subvenciones que pagan 

    hasta los españoles que  ya no creen en ellos. Unos sindicatos que  formaron parte de los consejos de administración de las cajas de ahorro que se han rescatado con dinero público pero que se dicen proletariado mientras comen jamoncito antes de salir a las calles. Unos piquetes sindicales que violan el derecho a trabajar de cada ciudadano por las razones o las convicciones que sean. Que amedrantan, insultan, amenazan, que sellan candados y pintan paredes, que cortan carreteras. Que llevan a un hijo de trece años donde llegan las porras.

     

    Una policía que mira mientras los piquetes incumplen la ley y joden la mañana al tendero que se tiene por jefe cabrón a sí mismo pero que cuando todo se desmadra olvidan que su trabajo no es pelearse sino ejercer la violencia legítima del Estado para la que fueron formados a base de impuestos y se dedican a medir el lomo a gente que no opone ninguna resistencia ni delinque.
    Unos periódicos que olvidan y justifican los piquetes. Unos periódicos que olvidan y justifican los palos a destiempo. Unos ciudadanos que se creen en posesión de la verdad para imponer qué tiene que hacer cada uno el día de una huelga. Unos ciudadanos que no se alarman y hasta se regocijan cuando el brazo del Estado golpea a ciudadanos que aunque piensen de un modo contrario no están saltándose la ley.
    Hay días dignos de plantearse si no seria mejor tender la mano a cualquiera de los independentistas y caminar juntos para terminar de una vez por todas con esto que no puede ser sino un fallo, una cosa que ilusionó a algunos incautos un tiempo pero que ni puede ni debe subsistir con los mimbres que tiene. Sobra un día de huelga para comprobar que los problemas de España son tan profundos que no se les ve la raíz. España necesita otra huelga. Una huelga de sí misma. Una huelga que la libere de este trabajo infrahumano que es soportar a los españoles. Lo malo es que al día siguiente volverá a salir el sol por donde siempre y los mimbres, nosotros, seguiremos siendo los mismos.  

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here