SHARE

Music, love and flowers (Música, amor y flores), fue uno de los lemas que circularon por el área metropolitana de la ciudad de San Francisco durante las concentraciones hippies celebradas el verano de 1967. Uno de los grandes acontecimientos que se programaron para ese verano llamado “verano del amor” fue el festival de música que se celebro en Monterey los días 16, 17 y 18 de Junio de 1967.

Frank Sinatra:  Yo a esa mierda de música a la que llaman Rock and Roll, no le doy ni cinco años de vida

El Monterey Pop Festival constituyo un hito en la historia de la música popular, pionero de los grandes festivales de rock celebrados al aire libre. En el actuaron bandas y músicos que poco tiempo después entraron a formar parte del Olimpo de la música. El County Fairgrounds de Monterey (California) fue el primer escenario que mostro al mundo la capacidad de convocatoria de la música Rock. Durante los tres días que duro el evento, se reunieron en el recinto del festival más de 200.000 personas, con una organización ejemplar. No hubo violencia, no se produjeron heridos, ni se efectuaron detenciones.                                                                                                                   El superar los múltiples problemas que surgen al organizar algo novedoso y multitudinario fue un éxito de organización y cooperación. Se estableció en el recinto un centro de primeros auxilios para la supervisión médica de los casos e incidencias que se pudieran producir por consumo de drogas y alcohol. Se creó con un grupo de voluntarios (entre los que se encontraba un joven carpintero llamado Harrison Ford) su propio departamento de seguridad, que con un supervisor al mando colaboró con la policía de Monterey en mantener el orden. A pesar de la falta de experiencia en la organización de un gran festival de música prevaleció el espíritu de “Music, love and flowers”. Los versos de una de las canciones emblemáticas del Festival interpretada por Scott McKenzie y titulada “San Francisco” lo dicen todo: Si vienes a San Francisco / no te olvides de llevar flores en el pelo / Si vas a San Francisco / el verano será una celebración de amor. El evento se desarrollo sin incidentes de importancia. Monterey fue un ejemplo de convivencia, un acontecimiento multicultural, multirracial. Se produjo un mestizaje entre artistas, géneros musicales y culturas. Algo novedoso y no muy corriente en Estados Unidos en aquellos momentos.                                                                                                                                       El festival fue un escaparate a nivel mundial de estrellas consagradas y de artistas emergentes con una gran proyección internacional. Esta es una buena muestra de los grupos y cantantes que participaron en el Monterey pop Festival: Johnny Rivers, Eric Burdon and the Animals, Simon and Garfunkel, Canned Heat, Al Kooper, The Byrds, Jeffersson Airplane, Otis Redding, Ravi Shankar, Buffalo Springfield, Scot Mckenzie, Jimi Hendrix, The Who, Janis Joplin, y Mamas and the Papas entre otros.

Los grandes ausentes fueron las máximas figuras del Rock británico, The Beatles, que decidieron no asistir al no haber terminado con buen pie su gira del año anterior por E.E.U.U. The Rolling Stones cuyos problemas con la justicia por asuntos de drogas dificultaron el conseguir el visado, y Cream cuyo manager no considero oportuno que actuaran en el Festival. A pesar de todo la representación británica fue de un gran nivel, actuaron The Who, (uno de los grandes grupos anglosajones de todos los tiempos) y Eric Burdon and the Animals (la mejor voz del Rhythm and blues británico).

Monterey supuso el descubrimiento para el gran público de artistas de la talla de Ravi Shankar (un virtuoso del Sitar), Janis Joplin (una voz y una personalidad arrolladora dentro del mundo del Rock)), Otis Redding (un “monstruo” del Soul, desaparecido prematuramente) y sobre todos el genial Jimi Hendrix cuya actuación causo un gran impacto en Estados Unidos y supuso su relanzamiento a nivel mundial.

Otro aspecto a resaltar, es el carácter altruista del festival. Monterrey fue también el primer concierto de rock benéfico (los artistas actuaron de forma gratuita y todos los ingresos que se generaron y se generan por las ventas de productos referentes al festival van a parar a una Fundación sin ánimo de lucro). El Festival se convirtió en uno de los actos centrales del “Verano del amor”, captó el espíritu del movimiento contracultural que durante la última década se venía gestando en la costa oeste de Estados Unidos y cuyo epicentro fue la ciudad de San Francisco. Supuso un punto de inflexión, el comienzo de una nueva era para la cultura popular, confirmando la gran revolución musical que supuso la explosión del Rock and Roll como fenómeno planetario.                                                                                                 Por ultimo reconocer la gran influencia que el Monterey Pop Festival tuvo en las futuras convocatorias de grandes eventos musicales al aire libre. Fue un acontecimiento musical de primer orden, sentó las bases y mostro a los organizadores la capacidad de convocatoria de la música joven. Fue un evento rompedor, el germen, el pistoletazo de salida para la organización de los multitudinarios festivales y conciertos al aire libre que se celebraron por medio mundo a finales de los años sesenta y principio de los setenta.

No hay comentarios

Deja un comentario