Mitos sobre el Asperger

0
221

ESPERANZA GÓMEZ HARRIERO

El síndrome de Asperger ha sido incluido en la última actualización del manual diagnóstico DSM-V dentro de los trastornos del espectro del autismo y se caracteriza por lo siguiente:

  • Deficiencias en la comunicación social y en la interacción social en diversos contextos.
  • Patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades.

Los síntomas tienen que estar presentes en las primeras fases del desarrollo y causan un deterioro clínicamente significativo en lo social, laboral o en otras áreas importantes de la vida de la persona. Además, estas alteraciones no deben responder a otras causas como discapacidad intelectual o por un retraso global del desarrollo.

Muy a grandes rasgos, estas son las características que definen el síndrome de Asperger, trastorno todavía poco conocido entre la población. Quizá por este motivo, se han generado muchos mitos sobre el Asperger que me gustaría aclarar con ayuda de la página web de la Confederación Asperger España.

MITOS SOBRE EL ASPERGER

El síndrome de Asperger es una enfermedad, una dolencia

El síndrome de Asperger no es una enfermedad, no se transmite ni tampoco se cura. Se trata, en cambio, de un trastorno del desarrollo. ¿Y qué quiere decir? Pues que el desarrollo de estas personas se produce de un modo alternativo al de la población estadísticamente neurotípica (o “normal”, aunque no me guste utilizar este término).

El síndrome de Asperger es un trastorno infantil

Es cierto que se manifiesta por primera vez en los primeros años de la infancia, pero es un trastorno crónico que persiste durante toda la vida.

El síndrome de Asperger es una psicopatía

No, por supuesto que no. Una persona asperger no es un psicópata.

El síndrome de Asperger no aparece hasta los 4-5 años

Este trastorno está presente durante toda la vida, pero no se puede diagnosticar hasta la edad en que aparecen las competencias sociales que están alteradas, esto es, a partir de los 4-5 años.

El síndrome de Asperger es un trastorno de la empatía

La discapacidad de la persona asperger es predominantemente social, y esto quiere decir que la empatía puede estar afectada como parte del déficit general y profundo de la cognición social. Ahora bien, estas personas pueden ser empáticas, pero solo cuando son conscientes de las emociones ajenas. Lo que ocurre es que la expresión de las emociones en las personas asperger no se suele ajustar a los patrones sociales mayoritarios y es probable que los demás no la perciban como empática.

Por otro lado, se habla de algo llamado ‘empatía de doble vía’, y señala la falta de empatía que reciben las personas asperger, la falta de comprensión de su condición.

El síndrome de Asperger es un perfil especial de personalidad

Ante todo, es un trastorno del desarrollo que supone una permanente alteración en el procesamiento de la información. Esto da origen a uno o varios tipos de personalidad con perfiles comunes, pero no es un trastorno de la personalidad, sino del desarrollo.

Los afectados son todos muy inteligentes

Suelen serlo en algunos casos, aunque su inteligencia es de tipo lógico o impersonal. Pero por norma general, las personas asperger están dentro de los rangos normales de capacidades cognitivas.

Los afectados tienen problemas de lenguaje

Las personas asperger tienen un lenguaje formal y correcto. Lo que tienen alterado es su uso social, y a veces la entonación, el volumen u otras características de la función pragmática del lenguaje. Normalmente son literales en la interpretación del lenguaje, tienen dificultades para entender los dobles sentidos o las ironías.

Hay veces que se produce un retraso leve en la adquisición del lenguaje, pero se alcanzan los niveles esperados sobre los 5-6 años.

Los/as niños/as con síndrome de Asperger son agresivos/as

No lo son en absoluto, más bien al contrario. Las conductas disruptivas que protagonizan tienen un motivo justificado dada su discapacidad. Los pocos estallidos de agresividad que a veces se dan suelen responder a la presión continua, al acoso y/o a conductas de exclusión social.

Los trastornos del espectro del autismo son causados por la falta de empatía materna

No, y absolutamente no. En los años 60 y principios de los 70 sí se creía esto debido a un estudio que encontró que las madres de niños autistas presentaban mayores casos de estrés y depresión. Con estos datos, los investigadores llegaron a la errónea conclusión de que el autismo lo causaba la falta de empatía materna.

Hoy en día esa idea está más que desechada. Actualmente las causas son en buena parte desconocidas, aunque se cree que su origen parece tener alta carga genética.

Referencias

Asociación Americana de Psiquiatría, Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM 5. Arlington, VA, Asociación Americana de Psiquiatría, 2013.

Confederación Asperger España.

Curiosidades sobre el autismo y el síndrome de Asperger en 2017.

hola@esperanzaharriero.com

Esperanza Gómez Harriero

www.esperanzaharriero.com

https://www.facebook.com/EGHarriero

Twitter: @EGHarriero

Telegram: telegram.me/egharriero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here