SHARE

JUAN CASTILLA NAVAS

Hace más de 30 años (13-10-1986), el antiguo poblado minero de La Torerera, una finca de 286 hectáreas propiedad del grupo Explosivos Riotinto, fue adquirida por la Junta de Andalucía en 23,4 millones de pesetas. La finca pasó de manos privadas a titularidad pública. Con esta compra, la Junta de Andalucía iniciaba una serie de loables actuaciones con objeto de recuperar antiguos poblados abandonados.

Situación de la mina La Torerera
Situación de la mina La Torerera

Tres años más tarde (1990), la Consejería de Obras públicas y Transportes de la Junta de Andalucía, promueve la realización de un proyecto para la construcción de un campamento de Turismo Rural en La Torerera, con el objetivo de poner en valor este espacio natural para ocio y disfrute de los ciudadanos y al mismo tiempo cambiar la dinámica de la zona, dando un impulso a la economía de esta parte tan deprimida del Andévalo (la previsión era que, con la puesta en marcha de este complejo, se crearan 30 puestos de trabajo).

Edificio del cámping La Torerera, con pilotes y cementación dentro del agua
Edificio del cámping La Torerera, con pilotes y cementación dentro del agua

Para la realización y gestión del proyecto, la Junta de Andalucía firma un acuerdo con UGT y le cede la finca por un período de 50 años. La financiación corre a cargo de los fondos FEDER, 146 millones de pesetas que aporta la Unión Europea. El complejo consta de dos zonas: una para los servicios comunes (Recepción, 13 Bungalows, lavaderos, duchas, tienda, edificio para restaurante, etc.) y otra para acampada libre.

Bungalows (13) del camping La Torerera
Bungalows (13) del camping La Torerera

Se termina la 1ª fase de las obras en la orilla norte del pantano y, tiempo después, el 18 de febrero de 1998, se procede a la inauguración oficial del recinto. El Consejero de la Junta, Gaspar Zarrias y el Secretario General de la UGT-Andalucía, Juan Mendoza, inauguran las instalaciones con capacidad para 300 personas, destacando la importancia del proyecto para revitalizar la economía de la zona, deseando que su apertura en el verano de 1998 suponga el inicio, el despegue del turismo rural en el Andévalo.

Vista aérea del pantano del Riscoso (La Torerera),
Vista aérea del pantano del Riscoso (La Torerera),

25 años después del comienzo de las obras y cercanos los 20 de su inauguración, ¿qué ha sido de este proyecto que iba a ser la “panacea” para los habitantes de esta zona? Nada de nada, un rotundo fracaso. Cientos de miles de euros de dinero público tirados junto a una mina abandonada, una finca pública (de todos los andaluces), en manos de la UGT, cerrada a cal y canto a los ciudadanos y unas instalaciones abandonadas y en continuo deterioro.

Cartel de prohibido pescar y acceso bloqueado a la finca
Cartel de prohibido pescar y acceso bloqueado a la finca

¿Saben Vds. el porqué de esta situación? Yo tampoco. Nadie da una explicación, nadie se da por aludido. Supongo que la Junta de Andalucía y la UGT serán las que ¡algún día! tengan que aclarar este asunto. ¿Dónde están los responsables y culpables de este desaguisado? Como siempre, la callada por respuesta. El tiempo lo cura todo.

Lo incomprensible es que, en un proyecto financiado con fondos FEDER, la Unión Europea, no lleve un riguroso control del mismo que asegure que la obra se ejecuta conforme a la normativa vigente y que cumple todos los requisitos exigidos por la Ley. ¿Qué incumplimientos se han producido que no han permitido la apertura de las instalaciones?  Las aguas del pantano del Riscoso son públicas. ¿Cómo es posible que los bungalows y otros edificios invadan la orilla del mismo, sin respetar la zona de servidumbre y la zona de Policía? ¿Nadie sabía esto? ¿Se ha cumplido la normativa sobre las aguas residuales?  La ciudadanía necesita respuestas y conocer todas las causas que han originado la “ruina” del proyecto. Repetimos: La Administración andaluza, como dueña de la finca y UGT como gestora del proyecto, deberían darlas sin más demora, explicando si de cara a un futuro próximo existe alguna solución viable que pueda reconducir este asunto.

Mina La Torerera
Mina La Torerera

                                                                                                            La Torerera es un hermoso paraje natural con un encanto especial (aunque la carretera de acceso desde el Calabazar hasta la finca sea un infierno), tiene interesantes muestras del antiguo patrimonio minero e industrial que la hacen atractiva para el visitante. Hasta la fecha de inauguración del campamento, cualquier ciudadano podía visitar la finca, buscar los exquisitos gurumelos en sus frondosos pinares, pescar en su pantano o pasear por los restos del antiguo poblado minero y sus instalaciones. Pero, a finales de los noventa, todo cambió. Se creó el único puesto de trabajo que se ha creado en 25 años, se incorpora a la finca un guarda, suponemos que puesto y pagado por UGT (gestora del proyecto), no sabemos con qué función, si guardar las antiguas instalaciones mineras, o quizás ocultar las sombras y las  irregularidades que se ciernen sobre el complejo turístico. Lo cierto es que se bloquean los accesos, y el Sr. guarda prohíbe a todo visitante pasear por el antiguo poblado minero, expulsando a todo ciudadano que va a pescar, indicándole que la finca es propiedad privada y está prohibida la pesca en el embalse, llegando a intimidar y amenazar con llamar a la Guardia civil si el pescador no se marchaba. Así se las gastaba este buen hombre, que seguro hacía lo que le ordenaban: no dejar pescar, ni pasear ni curiosear por las antiguas instalaciones mineras.

Ruinas de la Capilla (mina La Torerera)
Ruinas de la Capilla (mina La Torerera)

Habría que recordar a los responsables de Medioambiente de la Junta y a UGT,  que Torerera es una finca de titularidad PÚBLICA y que, tal como ellos mismos declararon cuando se hizo público el documento de su compra, debe estar al servicio y disfrute de los ciudadanos. Y habría que preguntarles: ¿desde hace 25 años al servicio de quién está? ¿Y para el disfrute de quién? De los ciudadanos de la zona, seguro que no. Con el paso del tiempo la situación ha ido a peor: desde hace unos años amenazan al visitante con carteles que indican que existen cámaras dispuestas a grabarles si acceden a la finca. Ante esta situación, uno se pregunta: ¿tendrán algo que ocultar?

El guarda de una finca de titularidad pública, no debe estar para amenazar, prohibir, intimidar y molestar a los pescadores y visitantes del lugar. Según mi humilde entender, el guarda debería estar para informar al aficionado qué es lo que puede o no puede pescar en el embalse, aconsejar al visitante interesado en conocer los restos del antiguo patrimonio minero e informarle si existe algún lugar peligroso donde no se deba acercar. En definitiva, debe estar al servicio de los ciudadanos, no contra los ciudadanos.

Antiguos talleres (mina Torerera). Al fondo se divisa la zona oeste de Valverde del Camino)
Antiguos talleres (mina Torerera). Al fondo se divisa la zona oeste de Valverde del Camino)                                                                        

A los aficionados a la Pesca del Black Bass de esta zona (Calañas, Sotiel y Valverde), nos gustaría saber por qué este pez que puebla las aguas del Riscoso desde el mismo tiempo que El Calabazar (años 70), se puede pescar en el Calabazar  y en Torerera no, estando uno a “tiro de piedra” del otro. ¿En base a qué se ha tomado la decisión de no permitir la pesca del BlacK Bass en Torerera? Han pasado 25 años y es una vergüenza la situación en que se encuentra el complejo, y  lamentablemente la finca sigue en las mismas manos. Ahora que tenemos un Consejero de Medioambiente que hunde sus raíces en esta bendita tierra, esperamos que no nos defraude, se decida a coger “al toro por los cuernos” y sea capaz de buscar una solución viable a este turbio asunto.

La Torerera, como otros casos (El Centro de Interpretación de la Naturaleza de “Los Toscones” en Valverde es otro parecido), son monumentos a la incompetencia, al  despilfarro y a la nefasta gestión que se hace de los espacios y los fondos públicos. La falta de control y la nula exigencia de responsabilidad ante ciertas actuaciones conlleva que por mucho tiempo que pase nunca se depuren responsabilidades. En febrero se cumplirán 20 años de la inauguración del campamento de turismo rural y en Torerera como dice la canción “la vida sigue igual”. ¿Hasta cuándo?

1 Comentario

  1. La ley 94/2014 Que regula el tema de la pesca dice que el Black bass no se puede pescar pero el resto de especies si

Deja un comentario