Ilde Mena Quintero, valverdeña en Italia

    0
    393
    Ilde Mena con sus hijos

    JESÚS COPEIRO

    Nació en Valverde del Camino el 7 de septiembre de 1960. Su madre murió cuando Ilde era niña y este que escribe tuvo la inmensa suerte de tener a su padre Fabián “el Mena” a mi lado, un gran compañero y mejor persona, en los trabajos de campo que la Empresa Nacional Adaro de Investigaciones Mineras realizaba en la Faja Pirítica de Huelva. Ilde Mena estudió auxiliar administrativo en Calañas, en 1985 y a finales del año siguiente emigró a Italia en busca de un futuro mejor. En aquellos años a Italia la llamaban la pequeña América -afirma Ilde- siendo una de las primeras potencias mundiales. El desarrollo permitía vivir muy bien y había empleo para el 99% de la población.  

    Ilde Mena en su casa de
    Ilde Mena en su casa de Monteleone di Fermo (Italia)

    Una empresa de calzado

    Llegué a Italia el 13 de diciembre de 1986 a un pueblo llamado Porto Sant’Elpidio, en la región de Marche. Una localidad situada en la provincia de Fermo, en la costa del Mar Adriático, frente a Croacia, con poco más de 25.000 habitantes y cuya principal actividad económica era el calzado. Así que me coloqué en la industria del calzado. Después del trabajo iba a una escuela para aprender italiano y con ayuda de un diccionario me ponía a traducir documentos. Era terrible, tenía la sensación de ser muda y anormal. Después de seis meses y tras muchos sacrificios empecé a hablar y a escribir italiano y a responder al teléfono. Poco a poco fui introduciéndome en el trabajo de oficina y comencé a utilizar el ordenador, era el año 1987. Mi empresa se dedicaba a la importación y exportación de calzado, ordenaba a las fábricas de Alicante, Elche, Valencia, la Rioja, Burgos y Valverde, elaborar el producto estrella del mercado italiano y luego lo vendía en Italia a precio mucho más elevado. Estuve ocho años en la empresa, como traductora y como responsable del personal, gestión de las facturas, proveedores, representantes y bancos, contrato con los transportistas, clientes  y preparación de las ferias (en Milán, Bolonia, Alicante o en Alemania, Inglaterra y Portugal), dos veces al año, primavera y septiembre.

    Monteleone di Fermo

    El 27 de junio de 1992 me casé con Federico Ercoli, un empresario italiano que dirigía una fábrica de mármol que heredó de su padre y me trasladé a vivir a Monteleone di Fermo. Un pueblo antiguo, muy bonito y tranquilo, situado en lo alto de una verde colina. Es del siglo XIII, con sabor medieval, fue propiedad del Estado Pontificio y en él habitó gente importante. Tiene castillo, iglesias y una torre de planta hexagonal. Nuestra casa está edificada sobre un antiguo convento de curas del que tan sólo queda una iglesia del siglo XVI, que conserva frescos y tallas de época.  

    Ilde Mena con sus hijos
    Ilde Mena con sus hijos María, Arnaldo y su esposo Federico, en su casa, agosto 2012

    Su población alcanza los 435 habitantes y pertenece también a la provincia de Fermo. A pesar de ser un lugar pequeño tiene supermercado, farmacia, ayuntamiento, oficina de correos, dos escuelas, dos bares y un hotel. La ropa de vestir hay que comprarla en otro lugar, pero lo curioso es que los pueblos están muy cerca unos de otros y a veces te das cuenta de que estás en otro pueblo al leer su cartel de información. Mucha gente va andando de un pueblo a otro dando un paseo. Monteleone posee una fábrica de pasta fresca con cien trabajadores, que exporta al extranjero y a toda Italia, y da trabajo al 60% de los monteleoneses. Hay también una fábrica de miel, otra de queso, una fábrica de calzado y el campo lo trabajan sus propietarios. La gente aquí tiene un nivel de vida muy alto y poseen buenas casas. Nieva bastante en invierno.

    Vista aérea de Monteleone di Fermo
    Vista aérea de Monteleone di Fermo

    Monteleone tiene una situación geográfica envidiable. A 35 km existen unas playas maravillosas, limpias y depuradas, como las de Porto San Giorgio donde pasamos las vacaciones. A 30 km se encuentra la montaña, una buena alternativa a la costa. Se trata de los Apeninos y sus fantásticas cimas, paisajes que permiten admirar la belleza de la tierra, con sus lagos, enormes y altísimos árboles y sus grandes nevadas en invierno. Allí se encuentra el Parque Nacional de Monti Sibillini con picos de roca caliza superiores a los 2.000 m de altitud y hermosas leyendas paganas, como la del monte Sibilla, una mujer con pies de jabalí que vivía en las cuevas de la montaña. En la zona abundan las setas pero para recogerlas hay que solicitar un permiso oficial, tras abonar unas tasas.

    KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA
    Plaza antigua de Monteleone. Al fondo, iglesia parroquial del siglo XV

    Familia italiana

    Tengo dos hijos italianos, María de 20 años y Arnaldo de 18. La chica acaba este año perito químico y quiere ir a la universidad para ser enfermera. El chico está en cuarto curso de electrotecnia y el próximo año hará la selectividad. Con ellos hablo español, pero últimamente lo escribo poco, me viene fácilmente el italiano. También tengo un hijo español, Juan José Valls Mena de 32 años, licenciado en Económicas, habla tres idiomas y es el responsable del comercio interior y exterior en una cooperativa de fresas en Almonte.

    foto-5
    llde Mena con sus hijos María, Juan José y Arnaldo, en Italia, septiembre de 2012

    Gastronomía y fiestas

    La mayor parte de los pueblos de la región de Marche son pequeños, pero conservan sus castillos. Las casas tienen mosaicos y pinturas romanas en su interior, y las iglesias conservan retablos de los grandes maestros del Renacimiento. La comida es excelente y muy mediterránea. El pescado, aun siendo igual al nuestro, tiene otro sabor, aunque existen también especies distintas. La cocina marchigiana, como así se llama, es tradicional y ha pasado de generación en generación a través de años de historia. Se hacen muchas fiestas, cada pueblo tiene su propia fiesta, se danzan los bailes regionales y se come lo típico del lugar. Con el dinero recaudado en las fiestas se pagan los gastos y con lo que sobra se hace un fondo para mejorar la del año siguiente.

    En casa cocino pasta italiana en todas sus versiones, también el pescado, carne y las pizzas. Mis suegros son amantes de la cocina y son muy buenos y de sanos principios, los padres que la vida me quitó. He tenido suerte con ellos. A veces preparo platos españoles como la paella, la ensaladilla rusa, tortillas, pimientos encurtidos y la enzapatá. Y he de reconocer que gustan mucho. Me encanta cocinar y ver las caras de mi familia cuando prueban y comen con agrado todo lo que les hago.

    Ilde en el jardín de su casa
    Ilde en el jardín de su casa

    Los italianos y el trabajo

    Pero no todo son fiestas. Los italianos son muy trabajadores e intentan vivir lo mejor posible. Para ellos lo primero es el trabajo, lo segundo el sacrificio para conseguir una casa confortable, luego la familia y por último la diversión. Al principio, acostumbrada al andaluz que vive otro estilo de vida, me parecía que los italianos estaban siempre enfadados. Poco a poco comprendí que el carácter forma parte del tipo de vida que llevas, mucha responsabilidad y bajo nivel competitivo, sobre quien está mejor que quién.

    En el año 2001 empecé a trabajar en un centro de ancianos, enfermos de parkinson y de alzheimer. Hice luego cursos especializados para seguir trabajando en este ramo de la sanidad. El trabajo anterior de administrativa me ocupaba todo el día y no era posible dejar a los dos niños pequeños con mis suegros. En mi nuevo empleo trabajo a turnos y también tengo que ir una noche a la semana, después descanso dos días. El empleo es perfecto, me permite llevar adelante la familia y el trabajo. Sólo los domingos por la tarde puedo colgarme al ordenador.

    Despedida

    Ilde Mena ha visitado Valverde con sus hijos todos los veranos en los últimos tiempos. A pesar de llevar veintiséis años en Italia, no olvida a su pueblo. Saludo a toda mi familia y a todo Valverde, finaliza.

     

     

     

     

     

     

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here