El Saltillo-Lomero llano, el “pinar de Valverde”

0
558

Si existe en nuestro término un espacio natural atractivo y apreciado por los valverdeños ese es el pinar del Saltillo, una meseta arenosa poblada de pinos centenarios originarios de las plantaciones efectuadas en los siglos XVIII y XIX. Se encuentra situado a 5Km al sur de Valverde del Camino. Este pinar junto con parte del monte público “Lomero llano” (un total de 189 Has.), desde junio de 1999 conforma el paraje natural protegido denominado Parque Periurbano Saltillo-Lomero llano.

Desde siempre “Los pinos” fue lugar de descanso y retiro para todo aquel que buscaba un poco de tranquilidad y contacto directo con la naturaleza. Su aire limpio y puro convirtió a este paraje en una especie de “sanatorio”, un sitio recomendado a todas las personas que necesitaba recuperarse de problemas respiratorios. El pinar del Saltillo se mantuvo “virgen” hasta principio de los años sesenta (del siglo XX). De la vía del tren a la izquierda hasta llegar al “Cuco viejo”, alrededor de su perímetro solo existían cuatro o cinco casas: “Las Ventanas”, la casa de Paquito Hierro, la de Batanero, la de Jorge Zarza, la casa del “huerto de los alcornoques” donde vivía Pascual y pare Vd. de contar. Al pinar iban los moradores de las pocas viviendas de los alrededores y algún que otro viajero en el tren a dar el paseo matinal, sobre todo los días soleados de primavera. A comienzo del otoño se iba a buscar piñones y a coger los frutos del bosque (moras, madroños y mortiños). De mediados de los cincuenta hasta mediados de los sesenta, mi familia por consejo médico pasaba todos los años una temporada en “Los Cristos”. Después de feria todas las semanas íbamos a buscar piñones con la hija de Reposo Boniquito Gutiérrez guardesa del pasillo de la vía del tren en los Cristos. En esa época la parte del Lomero llano que hoy está dentro del parque periurbano era una zona de monte bajo salpicada de algunos pinos y eucaliptos. En el barranco del “Pimpollar” y el “regajo de los Tocones” abundaban las mortiñeras y madroñeras. Donde hoy está el “Centro de interpretación de la naturaleza” se encontraba la casa de Paco Calleja el taxista, allí guardaba los corchos de sus colmenas. Años más tarde todo el monte público Lomero Llano fue repoblado con pino piñonero.

Con el “Boom” de los sesenta, todo el mundo quería tener una casa en “los pinos”, gentes con posibilidades de Valverde y Huelva se construyeron en este paraje su segunda residencia, si pudo ser junto al pinar o en algún enclave del mismo, mejor, y si no lo más cerca posible. A partir de entonces no se paró de edificar en sus márgenes, se construyó de forma anárquica, no existía normativa o plan urbanístico que lo regulara. Hasta mediados de los setenta no se planteo el Ayuntamiento de Valverde la redacción de un Plan parcial que regulara las construcciones en la zona de los Pinos, pero no sería hasta el año 1999 cuando el Consistorio aprueba las primeras normas subsidiarias que afectan y ordenan las construcciones y los asentamientos en esta zona.

El Pinar terminó convirtiéndose para los valverdeños en su principal zona de ocio y recreo. Se construyeron merenderos, barbacoas, fuentes, se instalaron columpios y toboganes para los pequeños. Un lugar ideal para pasar una jornada de campo con familia y amigos. Parada obligatoria y lugar de cita en fiestas como la romería de San Pancracio o el Día de la bicicleta. Como hemos dicho en 1999 la Junta de Andalucía convirtió el Pinar del Saltillo junto con parte del monte público Lomero llano en Parque Periurbano. En la zona de “Los Tocones” se construyo un pantano, un merendero, mesas, asientos y barbacoas, se realizo una fuerte inversión en la construcción de un edificio para albergar el “Centro de interpretación de la Naturaleza” y seis cabañas como campamento para turismo rural.

El Saltillo-Lomero Llano y la dehesa de las Capellanías (el mayor activo natural que tenemos) son dos de las zonas de mayor valor paisajístico y medioambiental de nuestro pueblo.

El árbol predominante en el parque es el pino piñonero, algunas zonas están salpicadas por encinas y alcornoques sueltos, el sotobosque lo componen: madroños, mortiños, lentisco, algún que otro acebuche y plantas aromáticas como el romero y el almoradux típicas del ecosistema mediterráneo. El monte bajo lo conforman jaras, jaguarzos y aulagas. Las aves que surcan su cielo son: el milano, el gavilán, algún que otro búho real, abubillas, mirlos, “rabuos”, “gallitos de campo”, “picapinos”, el ruiseñor, gorriones de campo, herrerillos y carboneros. Entre los mamíferos podemos destacar: el ciervo, el jabalí, zorros, meloncillos, tejones, topillos, el lirón careto, alguna liebre y el sufrido conejo de monte que trata de sobrevivir a las enfermedades que lo azotan. En el pantano de los Tocones podemos practicar la pesca deportiva ya que en sus aguas abunda la Carpa y el Barbo.

Los amantes de las setas tienen en este paraje terreno para disfrutar, sobre todo en la zona del “Lomero llano”. Cuando se presenta una buena “otoña” los níscalos son abundantísimos y en año de gurumelos no hay mejor lugar para ir a buscarlos.

En este espacio protegido de Valverde del Camino, ideal para actividades al aire libre, no es oro todo lo que reluce, hay que denunciar que tiene dos puntos negros: el primero el estado en que se encuentran las instalaciones de Los Tocones. ¿Como es posible que después de la gran inversión realizada en la construcción del Centro de interpretación de la Naturaleza y las seis cabañas para turismo rural (dos están sin terminar), las instalaciones lleven años cerradas y abandonadas sin darle la utilidad pública para la que fueron construidas? ¿Quiénes son los responsables de esta situación? ¿Nadie busca una solución?

Si damos un toque de ironía a la cuestión podemos sugerir que “abran” el edificio como “Centro de interpretación de la mala gestión y el despilfarro de dinero público”, seguro que de eso saben más que de naturaleza algunos de nuestros políticos. El tiempo pasa inexorable, con el abandono, la naturaleza impone su ley y lo devora todo, se corre el riesgo que más temprano que tarde los edificios terminen en estado ruinoso.

El segundo punto negro es la situación del “Pimpollar”, la franja de terreno que separa el pinar del Saltillo del paraje de Los Tocones. Esta franja es una mancha “corría” “espesa” y “apretá” situada a uno y otro lado del barranco (unas 25 o 30 Has). Monte bajo de jaras, aulagas y jaguarzos por todas partes, (en algunas zonas cubre una repoblación reciente). Un autentico “polvorín” en el corazón del Parque Periurbano Saltillo-Lomero Llano.

No hace mucho tiempo, el pinar se vio afectado (3 Has. en su zona Oeste) por el gran incendio del año 2004 que a punto estuvo de acabar con él. Las llamas empezaron en Sotiel, pasaron por Puerto Blanco y terminaron en el Saltillo. Hoy con ese barranco sin limpiar están corriendo un riesgo enorme el Parque Periurbano y sobre todo las casas que se encuentran situadas entre el Pimpollar y el Pinar del Saltillo.

Desde estas líneas hago un llamamiento a quien tenga competencia sobre este asunto para que tome nota y realice las gestiones necesarias para llevar a cabo la limpieza de esta zona y eliminen el riesgo de incendio en este hermoso lugar. Sería imperdonable que por dejadez o negligencia de algunos se llegara a quemar el Pinar.

GALERÍA FOTOGRÁFICA

1 - El Saltillo Lomero Llano. 2 - Pinar del Saltillo.(1) 3 - Pinar del Saltillo. (2). 4 - Pinar del Saltillo (Area recreativa). 5- Pinar del Saltillo (Fuente) 6 - Pinar del Saltillo. (zona de merenderos y barbacoas). 7 - Plano del Pinar del Saltillo - año 1897. 8 - Zona del Pinar del Saltillo (1) afectada por el incendio (2004). 9 - Zona del Pinar del Saltillo (2) afectada por el fuego (2004). 10 - Los Tocones. 11 - Los Tocones (Centro de interpretación de la naturaleza). 12 - Los Tocones (Cabañas rurales). 13 - Los Tocones (cabañas rurales sin terminar) 14 - Barranco del Pimpollar, al fondo el Pinar del Saltillo. 15 - El pinar del Saltillo en todo su esplendor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here