El Rincón de Rubato. La música y sus fans

0
464

Por José Manuel Macías Romero.

“La creación y posterior manipulación de expectativas es el corazón de la música.”

(Daniel J. Levitin)

Como si fuese ayer, me acuerdo cuando por los años sesenta los Beatles exhibían por todo el mundo, sus canciones, sus singulares indumentarias, sus pelos, etc., y las personas mayores que veían estos acontecimientos por la TV en blanco y negro e incluso en los famosos NODOS, se escandalizaban al contemplar las reacciones de los jóvenes que por doquier les seguían.

Desde luego, analizadas fríamente, eran reacciones pletóricas de histerismo colectivo que reunían la verdadera esencia del llamado mundo de los FANS pero, no olvidemos que la palabra fans es inglesa y concretamente una abreviatura de FANATIC que traducido al español es fanático o por llamarlo más suavemente aficionado en extremo a un determinado asunto ya sea artístico, deportivo, etc.

Pero, como me estoy refiriendo a la música, me pregunto: ¿este fenómeno social de masas surgió con los Beatles y sus posteriores ya fueran… Pink Floyd, Supertramp, U2, o el mismo Camarón por cambiar de palo?

La respuesta es que no, aunque a algunos no les guste. Si es verdad, que gracias al gran alarde de los medios de comunicación sobretodo con la llegada de la TV, este fenómeno social se ha amplificado mucho más en lo cuantitativo y con respuestas más rápidas en el tiempo pero en el fondo y la forma está curtido por los siglos.

Para no ser muy enfático en demostrar la historia de los “fans musicales” simplemente voy a referenciar unos escuetos apuntes sobre cuatro ilustre músicos:

Luis van Beethoven (1770)

Su popularidad entre todas las clases sociales y por consiguiente su número de fans creció tanto que cuando murió se decía en el periódico Berliner Allgemeine

Musikalische Zeitung, que la procesión hasta la iglesia de la Sagrada Trinidad tardó una hora y media en recorrer poco más de cuatrocientos metros.

Niccolo Paganini (1782)

Con motivo de su visita a Viena en 1828, la prensa cuenta: “En todos los escaparates se exponen cajas de cigarros, tabaqueras o cajitas de cerillas con su singular efigie, que adorna igualmente joyas de todo tipo. Se ofrecen a las damas guantes bordados con un arco en una mano y un violín en la otra. Se empiezan a llevar los peinados a la Paganini. Hasta los panecillos se hacen con forma de violín y en los bares se asegura que tal o cual bebida se prepara conforme a los gustos de Paganini.” Y en 1831, un periódico francés decía: “Paganini es Satanás en el escenario…Postrémonos ante Satanás y adorémoslo”.

Giaccomo Rossini (1792)

Lord Byron,escribió de Rossini: “Últimamente ha habido una ópera espléndida en San Benedetto, obra de Rossini, que acudió en persona para tocar el clave; la gente lo siguió por todas partes, lo coronó, le cortó mechones del pelo (como recuerdo), lo aclamó, le dedicó sonetos y lo festejó e inmortalizó mucho más que a ningún emperador.”

Franz Liszt (1811)

De Franz Liszt se cuenta que las “altas damas” en lugar de flores le lanzaban al escenario joyas y si al pianista se le ocurría tirar al suelo el resto de puro (tabaco), se arrojaban las mujeres para capturarlo como grato recuerdo para toda la vida.

Su figura fue acuñada en monedas, sellos, esculturas, etc.

Pero… ¿qué tienen en común además de su archiconocido arte, éstos y los posteriores artistas que ha dado la humanidad para concitar a millones de fans?

Pues evidentemente una serie de singularidades muy pero que muy notorias y que constituyen un fundamento más de sus respectivos atractivos. Poseen un fenotipo que les aporta un don de exclusividad, un carácter fuerte que ante los demás posee una gran dosis de proximidad y todo ello adornado e ilustrado con unas buenas historias personales cuyas anécdotas son aclamadas por las gentes porque sencillamente a muchos les gustaría ser protagonistas de las mismas y de ahí su identificación.

Acabo sugiriéndote, si no lo conoces, la audición como siempre en youtube del concierto para violín num. 2 de Paganini titulado “La Campanella” te aproximará algo a lo que fue su figura.

Primavera 2014

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here